darro

     En primer lugar hay que destacar que ésta se realiza desde la Iglesia de San Pedro y San Pablo, distinta de la que es su sede canónica.  Por tal motivo, en el mediodía del Miércoles Santo , se realiza el traslado de la Imagen hasta dicha Iglesia desde su sede,  previa celebración comunitaria del sacramento de la Penitencia. En segundo lugar el recorrido se realiza con el alumbrado público y privado  totalmente apagado, fomentando el clima de recogimiento y de silencio, por lo que en la calle no se ven otras luces que las de los cirios de los nazarenos y las propias  del Paso.
 

Procesión del Silencio (Francisco Soria Aedo, 1965)

Estacion

     Es tradicional asimismo, el absoluto silencio que mantienen quienes presencian la Estación de Penitencia, silencio roto únicamente por   el sonido del tambor que ininterrumpidamente suena durante todo el recorrido, así como    delrastrear metálico de las cadenas que llevan atadas a los tobillos algunos hermanos en signo de penitencia. Por tanto el recorrido  es de una belleza y dificultad excepcionales, pues no en vano se inicia en la Carrera  del Darro, a los pies mismos de las torres de La Alcazaba alhambreña  para terminar en lo más alto del Albayzín, a donde asciende por calles estrechas y cuestas empinadas de empedrado piso.  Igualmente impresionante es la Estación que se realiza en la S.I. Catedral Metropolitana de Granada, ante una abarrotada Plaza de las Pasiegas.  Provisionalmente y mientras la Iglesia de San Nicolás permanezca en proceso de restauración y rehabilitación, la Estación de Penitencia regresará al mismo templo de San Pedro y San Pablo.

 

 

Algunas consideraciones para los Hermanos Cofrades
     El Viernes Santo a las cero horas y un minuto, y trás haber sonado los cuartos y las doce campanadas en la Torre de la Vela, saldrá procesionalmente nuestro Sagrado Titular, el Santísimo Cristo de la Misericordia, en la forma y modo que se determinan en nuestros Estatutos, sin que, bajo ningún concepto ni pretexto alguno, pueda alterarse el espíritu y la forma que se detallan.
Salida Silencio
     Podrán asistir a la Procesión (Estación de Penitencia) todos los Hermanos-Cofrades, tanto Activos como Asociados, con más de un año de antigüedad desde su ingreso en la Hermandad y Cofradía.
     Los Hermanos-Cofrades participarán en la Procesión, en la forma que se establezca por la Junta de Gobierno, la cual proveerá lo necesario para respetar el orden de antigüedad del Escalafón General.  La Procesión  se adaptará al Horario e Itinerario que, a propuesta de la Junta de Gobierno, haya sido aprobado por la Junta General, debiendo ajustarse a la Carrera Oficial que se fije por la Real Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de la Ciudad de Granada.
     A la Procesión no asistirán bandas de música, ni se llevarán campanillas, timbre o cualquier otro objeto que quebrante el silencio. Únicamente y abriendo el cortejo, figurará un Hermano-Cofrade con un tambor destemplado.
    La Procesión se organizará por Secciones, con el número de Hermanos-Cofrades e insignias que, en cada momento, estime el Mayordomo Mayor.   Asimismo figurarán los siguientes cargos, cuyas responsabilidades, además, se fijan en el Reglamento de Mayordomos:
     – Hermano Mayor, que será el de la Hermandad y Cofradía y que presidirá la Procesión.
   – Mayordomo Mayor, que también será el de la Hermandad y Cofradía. Dirigirá y organizará la Procesión, ayudándole en esta tarea, siempre bajo sus indicaciones, los Mayordomos Ambulantes designados.
    – Mayordomo de Cabeza de Procesión, que marcará el paso de la misma, iniciando el desfile procesional delante del tambor destemplado, y ateniéndose en todo a las órdenes del Mayordomo Mayor.
    – Mayordomos Ambulantes, que cuidarán del orden y silencio en la Procesión, sirviendo de enlace entre el Paso y el Mayordomo de Cabeza de Procesión y siempre bajo la dirección del Mayordomo Mayor.
     – Mayordomos de Sección, que llevarán a su cargo el número de Hermanos-Cofrades que se les señale, vigilando el orden, la compostura y el silencio de los mismos.
    – Mayordomos Portadores  de Insignias, que portarán cuantas insignias y atributos figuren en el Cortejo. Procesionarán las siguientes insignias:  Cruz de Guía, Senatus (S.P.Q.R.), Estandarte «J.H.S.», Bandera Penitencial, Libro de Venias, Guión Sacramental y Guión de la Cofradía.
    El Paso del Santísimo Cristo de la Misericordia será dirigido por el Hermano Mayor, conforme se recoge en las obligaciones que para el mismo se fijan, pudiendo delegar esta función en el Mayordomo que estime conveniente o Capataz designado para este cometido.
     Los Hermanos-Cofrades se hallarán puntualmente en la Iglesia de San Pedro a la hora debidamente comunicada. Pero aunque así lo hagan, no podrán figurar en la Procesión, si no esprecisamente con el hábito reglamentario de penitencia, en sus distintas modalidades, cuidado en sus más ínfimos detalles. Asimismo los Hermanos-Cofrades servidores y encargados del orden externo vestirán de traje oscuro.
     Al llegar a la Iglesia de salida (Iglesia de San Pedro y San Pablo), se dirigirán al interior de la misma, buscando rápidamente al Mayordomo de su Sección, quedando desde este momento a sus órdenes, respetándole y obedeciéndole sin pretexto alguno, en sus indicaciones, quedando prohibida la permanencia de los Hermanos-Cofrades en el atrio del templo.
     Los Hermanos-Cofrades, al salir de sus domicilios para participar en la Procesión, lo efectuarán con el capillo puesto, cubierta la cara y en riguroso silencio, sin detenerse, ni irán en grupos conversando entre ellos. Al terminar la Procesión volverán a su domicilio en la misma forma o sin hábito.
    Iniciada la Procesión, guardarán los Hermanos-Cofrades, hasta el final, el más absoluto silencio. Solamente, y esto por causas sobradamente justificadas, podrán hacerlo con el Mayordomo de su Sección, cuidando en todo momento de hacerlo en voz baja y sin ostentación de gestos.
    A lo largo del recorrido procesional, no se cruzarán tampoco saludos con nadie, ya sea de palabra o de gestos, movimiento de cabeza, de manos, etc. Asimismo no podrán abandonar el Cortejo procesional, salvo por indisposición o causa sobradamente justificada, poniéndolo en conocimiento del Mayordomo de su Sección.
     Todos los Hermanos-Cofrades llevarán idéntico hábito, de color negro, sin brillos, compuesto de sotana o túnica con cola, capillo de igual color, medalla reglamentaria, pleita de esparto, calcetines y guantes blancos de hilo y sandalia franciscana. El largo de la túnica o sotana será el suficiente como para impedir se vea el pantalón, el que siempre deberá ir recogido a fin de que solo luzca el calcetín blanco. En el capillo, en la parte del mismo que cae sobre el pecho, figurará el escudo de la Hermandad y Cofradía.
     En el caso de los monaguillos, al ser esclavina y no capillo, no será de aplicación el precepto de llevar el escudo de la Hermandad y Cofradía a la altura del pecho.
     La Hermandad y Cofradía está obligada a realizar su Estación de Penitencia con la debida seriedad y compostura. En este sentido, el Cuerpo de Mayordomos velará, de forma contundente, para que la totalidad de Hermanos-Cofrades participantes en la misma realicen el recorrido en su integridad, evitando la descomposición del Cortejo antes del regreso al Templo.
     Queda prohibida, expresamente, la presencia de Costaleros junto al Paso, durante todo el recorrido.
    El Capataz y sus Auxiliares, procurarán mantener una actitud seria y respetuosa en todo momento, recatando el volumen de sus voces de mando y sus gestos, y procurarán dar ejemplo de comportamiento para todos los costaleros con relación a la misión que tienen encomendada.
     El Mayordomo Mayor y el Capataz, prohibirán que debajo del Paso participen Costaleros descalzos.
    El Mayordomo de Sección prohibirá que, detrás del Paso, figuren personas o efectos que motiven la distracción del público que presencia la Estación de Penitencia.
     El incumplimiento de cualquiera de las anteriores normas, en especial, la asistencia a la Estación de Penitencia  en forma no conveniente o la desobediencia de alguna orden que se le diera, será considerado como falta grave y podrá llevar aparejada la expulsión de la Hermandad y Cofradía, de conformidad con lo dispuesto en el Capítulo XI, de nuestros Estatutos.
    Los hermanos-cofrades, al vestir el hábito de la Hermandad y Cofradía, ejercerán voto de silencio que no será quebrantado salvo en caso de extrema necesidad.

 

Fuente:  Estatutos. Capítulo VII “Procesión (Estación de Penitencia)”, Art. 62 y ss.