1

Feliz fin de Curso

EDUARDO DEL REY TIRADO, ACTUALMENTE HERMANO MAYOR DEL SILENCIO DE SEVILLA

” Ya puedo yo tener toda la cultura cofrade posible, y acaparar toda la sabiduría de lo que está bien o está mal en tertulias o tabernas; ya puedo hablar pontificando lo mismo de orfebrería que de bordados, de imaginería que de liturgia, que si no tengo caridad, no soy más que una campana que resuena o un palermo que golpea el suelo.

Ya puedo conocer la historia año a año de cada hermandad y la autoría de cada pieza de cada paso; ya puedo decidir sobre lo que se adecua o no al canon ortodoxo, y juzgar sobre lo que es o no cofrade; ya puedo yo conocer cada horario y las soluciones de cada día y cada problema en Carrera, que si no tengo caridad, no soy más que unos platillos estridentes o un pabilo mojado.

Y ya puedo vestir la más sagrada Imagen, fundar una nueva hermandad, ocupar lugar de privilegio en las procesiones, reclamar derechos e incluso dar culto al Santísimo y acercárselo a los impedidos, que si no tengo caridad, no soy más que un sahumerio sin olor o un codal sin cabo.

Ya puedo dar los más importantes y meritorios pregones y las mejores y más floridas conferencias en hermandades y convivencias; y ya puedo ser miembro de Junta de Gobierno o ser incluso Consejero, salir en las fotos, presidir mesas, juntas, cabildos y reuniones; puedo llevar vara y hasta ser objeto de homenajes, que si no tengo caridad, no soy nada.

Puedo escribir y hablar en público de solidaridad o de justicia, de la formación y de la juventud, de potenciar la vida de hermandad y de la confraternidad entre ellas; puedo hacer gestos simbólicos de generosidad con el más desvalido, incluso puedo dejarme retratar entregando un donativo a una institución benéfica; pero si no lo hago con caridad, de nada me sirve.

La Caridad es paciente, es afable, servicial y no tiene envidia, No quiere aparentar ni se hace el importante; o actúa con bajeza ni busca su propio interés, la caridad no se exaspera ni lleva cuentas del mal sino que olvida las ofensas y perdona. Nunca se alegra de algo injusto porque no simpatiza con la injusticia, sino que le agrada la verdad. La caridad disculpa siempre, aguanta siempre.

La caridad no pasa nunca. Porque en definitiva, la Caridad va mucho más allá de la limosna; incluso, de lo que de común entendemos por amor. Porque la caridad es el Amor según Dios. Amar sin esperar nada a cambio, amar hasta el extremo.”

(Boletín de las Cofradias de Sevilla en el año 1996)

Comentario (1)

  1. responder
    Pablo Emilio dice

    Donde hay caridad y AMOR ahí esta el Señor, ahí esta el Señor….. (dice el estribillo de un canto de la Iglesia)

Publicar un comentario